Estas líneas…



+ Empalme (David) riñe con OHL (Goliat) y filiales; la gran inversión golpea al microempresario regional

 

Agustín Rodríguez L.


EMPALME, Son.- El grupo OHL México es parte de OHL Internacional, que promueve y opera infraestructura de transporte, concesiones y construcción.

Ha sido cuestionado por presuntos actos de corrupción, pero en ese nivel es difícil comprobar y castigar. En México lidera en concesiones asignadas y en kilómetros de autopistas administradas.

Está en la región Guaymas-Empalme, al ganar como OHL Industrial, S.L., la licitación para construir las generadoras eléctricas que nacen en Empalme, asociada con Senermex Ingeniería y Sistemas, S.A. de C.V.; Sener Ingeniería y Sistemas, S.A.; e IEPI México, S.A. de C.V.

Crea dos generadoras que operarán partir de noviembre de 2017. Llamó la atención la elevada estimación del licitante, Comisión Federal de Electricidad, 750 millones de dólares por planta, cuando OHL y sus hermanos menores ofrecieron construir cada una por 475 millones de los verdes.

Todo bien. La Jauja se esperaba… y comenzó el mal.

En 2015, con el cambio de Gobierno Municipal se habló de pagos por 24 millones de pesos de CFE por permisos de construcción, derechos y obligaciones. Dinero perdido, dijeron después, por lo cual se culpó –y por eso se le persigue legalmente— al alcalde anterior, Héctor Laguna Torres.

Hoy se habla de adeudos multimillonarios por lo cual el alcalde de un municipio siempre en penurias, decide presionar parando la obra.

Como decía el londinense Jack, vamos por partes:

¿Se pagó o no lo que dicen que Héctor Laguna volvió humo?

Se supone que no. Carlos Enrique Gómez Cota, Presidente Municipal que llega al cargo diputación local de por medio, a partir de acaudillar la causa que derrocó al anterior dirigente de obreros de la industria maquiladora regional, Juan Salas de la Paz, lo consideró así y a los hechos. Paró la obra con la Policía.

Y no cualquier obra. Es un proyecto estratégico que el propio presidente Enrique Peña Nieto tiene en su agenda para generar la energía que requiere el desarrollo en el noroeste del país. Peña mismo inauguró las primeras pruebas el pasado 16 de agosto.

Pero eso es herramienta para una actitud retadora, grosera, de constructores, españoles varios de ellos que intentan emular a Hernán Cortés cuando hablan de venir “a invertir y no nos dejan trabajar”. Eso merece análisis aparte. No toda inversión genera riqueza.

El adeudo, dice el “Kiriki”, como se conoce al alcalde --y como quiere que le pongan en la boleta de 2018 en el cuadro de candidato a diputado federal--, es de 242 millones de pesos.

Se notificó a Walter Armenta Espinoza, residente de obra, que las licencias de construcción del 30 de abril de 2015 están vencidas desde el 17 de septiembre de 2016. Y no hay licencia de uso de suelo para las líneas de transmisión; tampoco renovación de licencia ambiental 2016-2017.

Por eso se clausuraron “temporal y totalmente las instalaciones que construyen Senermex Ingeniería y Sistemas S.A. de C.V. (CC1); DUNOR Energía SAPI de CV (CC2) y CFE, encargada de la construcción de la subestación y líneas de transmisión, por la omisión en los pagos de permisos y licencias”.

El alcalde se sintió minimizado porque les llamó al diálogo y esa gente se manifestó, dijo molesto, “evasiva y omisa”. Y pues, “la tienda es chica, pero hay quien la atienda”. Senermex debe 118 millones de pesos; DUNOR, 102 millones de pesos, y CFE-Acciona, 22 millones de pesos. La Policía les impidió acceso a la obra y, ahora, sí, a platicar.

La deuda, solo para comparar, se lleva de calle al presupuesto municipal. En 2017 Empalme ejerce 175 millones de pesos. Ya negocian. Luego nos dirán cómo.


LA COMUNA PIERDE

Un punto a destacar, es que las empresas que construyen, dicen prestar un servicio a CFE y tienen el contrato para construirle dos generadoras. Terminando, se van.

Sostenidas allí, cualquier abogado ganaría el pleito al alcalde, porque constitucionalmente se protege a la empresa “de talla mundial” para que no le cobren estas minucias –en este caso, 113% del presupuesto anual del Municipio—, y lo confirman los artículos 31, fracción 4; el 115 que define cómo se debe administrar un Municipio y su autonomía; el Código Fiscal de la Federación, donde se habla de “aportaciones” cuando la empresa considere necesario apoyar alguna causa (lo que pudo darse en el caso de los 24 millones entregados al perseguido ex alcalde Laguna); la Ley de Transición Energética y de pilón, los reformados artículos 25 y 27, que hablan de uso de suelos en el caso de proyectos “estratégicos”, los que operan empresas descentralizadas del Gobierno Federal.

Por si faltaran precisiones, el tema de la exención para esas empresas también aparece en la Ley General de Bienes Nacionales, cuando habla del régimen del dominio público de la Federación; la Ley de Hacienda Municipal y la propia Ley (porque tiene su propia Ley) de la Comisión Federal de Electricidad.

Si pagó en 2015 (“haiga” sido como “haiga” sido y haya quedado donde haya quedado ese dinero que todavía busca, demandas administrativas y penales en mano, el contralor empalmense José Luis Dumas Gutiérrez), CFE lo habría hecho como aportación. Para “jalar” pues. Pero con este pleito, parece que ya pidieron la devolución. Imagínese usted al Municipio que difícilmente libra sus gastos, en juicio para devolver los 24 millones.

El secretario de la comuna, Erick Niebla, se vio de mucha mano izquierda y manejó bien el rostro amable de una comuna dispuesta a defender a su gente, al negociar y anunciar que ya retiró a la Policía, tras intervenir el Gobierno estatal y asegurar que “si se debe pagar, pagarán”. Detener el proyecto significa millonarios perjuicios diarios.

Trabajan para precisar si el cliente es CFE o las constructoras. Si es el primero, adiós recursos; si no, a celebrar. Hay obras que no son para operar proyectos estratégicos y, allí sí, gana la comuna. Pero generar energía y conducirla por bosques, barrancos y poblados, sí lo son.


¿DERRAMA O AFECTACIÓN?

Las grandes empresas que llegaron con sus trabajadores y hasta sus propios sindicatos, deben estar bajo la lupa de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Miren: hace unos días, me comentaban sobre un microempresario gastronómico que aceptó proveer de alimentos a trabajadores de esas empresas. Le pagan bien la primera y segunda semana; hubo retardo en varias más y de pronto dejan de pagarle. De un día para otro, desaparece el contratante y nadie se hace responsable.

El microempresario hace coraje y entra en depresión. Ya no tiene para seguir trabajando y de pilón, debe un dineral a sus proveedores. Enfermó por ello.

Esta es una de las historias que enfrentan pequeños restaurantes, cocinas caseras, hoteles y comercios. Los contratistas no son sensibles al grave efecto que eso implica, por eso el llamado a las autoridades. Clamor, más bien, porque la jauja prometida por la inversión de mil 200 millones de dólares, se vuelve motivo de lamento para cientos de pequeños empresarios. No se vale.


LA CNOP EN BUENAS MANOS

Un acto inédito por años tuvo el PRI durante la entrega de mando de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares en el puerto, a Rubén Contreras Herman. Para ello viajó expresamente al puerto el dirigente estatal Humberto “El buitre” Robles Pompa.

Hubo fiesta en la sede tricolor por el arribo de sangre e ideas nuevas, acompañadas de la mucha voluntad de hacer bien las cosas, como lo reflejó la actitud de la gente que atrae el joven líder, quien ya es una de las cartas sólidas para el futuro de las siglas y digno heredero de esa clase de luchadores que sostuvieron viva a la organización, cuando las altas jerarquías la abandonaron.


Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *