La desinformación sucumbe ante el poder de las redes sociales

La desinformación sucumbe ante el poder de las redes sociales


 

El poder de las redes sociales es tal, que algunas autoridades pretenden ignorarlo,  pero ante la desinformación oficial termina imponiéndose la información en cascada de la vox populi y la exigencia de los ciudadanos por saber la verdad, aunque a veces se confunda a la opinión pública.

Y nos referimos a lo ocurrido en el Aeropuerto Ignacio Pesqueira, de esta capital, el pasado domingo, en donde un hombre de origen estadounidense, Johnny, fue abatido por amenazar, supuestamente, a empleados y comensales, con un cuchillo que tomó de la cocina de un restaurante.

El pánico hizo presa de los usuarios del aeropuerto que no atinaban qué hacer, pero en las redes sociales, Facebook y en Twitter, se compartía información errónea sobre un tiroteo “entre agentes federales”, mientras huían atemorizados de lo que allí sucedía.

La falta de información generaba que, todavía transcurrida la tarde de ese día, varias horas después, -los hechos se reportaron a la 1:50 P.M y a las 18:00 no se nos informaba de manera oficial- aún se diera todo tipo de especulaciones.

Incluso las autoridades encargadas, por medio de filtraciones, mal informaban porque no sabían qué sucedía o con un claro propósito de minimizar los hechos que ya acaparaban la atención.  

“Se trató de una acción para neutralizar a sujeto que amenazaba con cuchillo la vida e integridad de civiles en un restaurante. El hecho se investiga por autoridades locales y federales”, dijo en su cuenta de Twitter, Manelich Castilla, Director General de la Policía Federal en México, lo que citaron varios medios de comunicación.

En ese mar de confusión, las autoridades informaron de manera extraoficial que había sido solo un  tiro que le habían dado al presunto agresor. Por el contrario una gran cantidad de usuarios de las redes afirmaban que fueron varios los disparos: En uno de los videos que subieron en Facebook se pudieron contar cuatro.

Esto provocó, según versiones de reporteros que cubren la nota policiaca, que la PGR (Procuraduría General de la República) desistiera de un primer comunicado y lo eliminara porque  cayeron en cuenta que la versión de que se hizo un solo disparo había sido rebasada en las redes.

En el colmo de la desinformación hasta difundieron de un supuesto suicidio porque el Johnny se habría provocado lesiones en el cuello y tórax que le causaron la muerte y los agentes intentaron evitar que se quitara la vida. Este rumor fue desmentido en las redes que nos informaban, al instante, de que había disparos en el aeropuerto.

Incluso algunos medios tradicionales que transmitían las noticias basadas en versiones falsas fueron rebasados por esa vorágine informativa que se compartía en las redes sociales por reporteros “espontáneos” usuarios del Facebook.

"…Se descarta por completo, el que se haya dado un enfrentamiento armado, ni que éste –el hombre de 25 años- haya sido abatido por el personal policial", alcanzaron a informar los medios basados en fuentes policiales federales.

Pero personal de periciales de la Fiscalía de Justicia del Estado filtró que hallaron hasta ocho casquillos en el suelo del baño del aeropuerto donde estaba el cuerpo sin vida de la persona que se fue a encerrar ahí. Entonces la PGR eliminó la versión de que fue un solo disparo de advertencia y de que Johnny se había quitado la vida.

La autoridad investigadora del caso descartaba en las primeras versiones que el agente federal que atendió el reporte haya accionado el arma en contra del hombre armado con un cuchillo, aunque por las redes sociales se nos informaba que fueron cuatro policías los que lo abatieron.

Y por las mismas redes sociales y grupos de WhatsApp nos compartían fotos cruentas del derramamiento de sangre, incluida una del rostro de quien fue identificado en vida como Johnny, el estadounidense abatido.

Ante la presión de la información que se manejó ampliamente en Internet, fuentes de la Policía Federal tuvieron que reconocer que la persona fue abatida a balazos por agentes de la corporación luego de que se abalanzó en contra de ellos.

El lunes por la noche no había una versión oficial de los hechos, hubo un total hermetismo por parte de la PGR, encargada de informar de lo que pasó en el Aeropuerto por ser recinto federal, también de la Policía Federal.

Y nos enteramos de todo por medio de las redes sociales, mientras las autoridades pretendían corregir el sesgo que había tomado la información,  informando por medio de filtraciones, pero no atinaban a sacar un boletín ante la rapidez avasalladora de la difusión por las vías digitales.

 

 

 

David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *