Periplo



“Hay cárceles para el cuerpo, que son de piedra y tienen rejas; y hay cárceles para el alma, que son de repudio y desprecio”

Invito a usted montar en la máquina del tiempo para realizar un viaje relámpago, un fugaz periplo por los sucesos que acontecieron no hace mucho en este girón de la patria nuestra, que sigue sangrando las heridas que ha sufrido a lo largo de los siglos, desde que México se convirtió en una nación. Sonora también sangra por sus propias heridas, y tiene en la memoria colectiva impresos con un hierro al rojo vivo, los episodios que no hace mucho tiempo marcaron el ejercicio de un gobierno que no tiene paralelo en los anales de nuestro estado. Recordar es volver a vivir, se dice, aunque con los recuerdos vuelva la ira y regresen las malas vibras que nos dejaron profundas y dolorosas secuelas.

A continuación le presento a usted algunas de las cosas que escribí mientras transcurría el llamado “sexenio de la ignominia” en Sonora.

Julio, 2010 “Por mal que anden las cosas en el municipio, en el siguiente nivel de gobierno la situación está tantito peor. Ahí los nichos pestilentes son más oscuros, amplios y profundos, y desde luego el fango cubre mayor superficie de terreno: Hay más recursos, ergo, hay más corrupción. Se parece mucho a esa inmensa zona pantanosa que existe en la Florida denominada “Everglades”, de la cual muchos de los que penetran no salen jamás. Los pajarracos que la cruzan salen con las plumas bien percudidas.

Aparte de la visible ineptitud de la nube azul que llegó como plaga de langosta, tenemos una brutal deshonestidad derivada de una hambre y una sed de lucro jamás igualadas. Reclinado en mi hamaca pienso en el fenómeno, y lo comparo con los niños depauperados que día tras día van y se asoman a los exhibidores de una pastelería, pegando sus naricillas al cristal y clavando sus miradas hambrientas en las delicias que están tan cerca y sin embargo tan lejos de su alcance. Día si y día también, mes tras mes, año tras año sin poder pegarle un mordisco a los suculentos pasteles y las apetitosas tartas. Eso, créalo usted, despierta profundas frustraciones y genera enormes insatisfacciones, traumas y apetitos difíciles de satisfacer”.

Enero, 2011 “Voy a describir algunos de los pormenores del plan “Sonora SI”, específicamente del proyecto para construir el acueducto de El Novillo a Hermosillo, del que seguramente has escuchado hablar, o leído en algún lado y que ha sido, es y seguirá siendo tema por un buen rato. Si vives en Hermosillo o puntos circunvecinos puedes estar seguro de que lo que has escuchado o leído está muy, pero muy lejos de la verdad, de la realidad. ¿El motivo o razón? Que todos los medios escritos, electrónicos, páginas de Internet y, en fin, cualquier herramienta de comunicación, ha sigo comprada con el propósito no de informar objetivamente con la verdad, sino de ocultar con perversidad lo que en realidad subyace en el fondo de esta controvertida obra.

Para algunos la obra en sí es deseable y conveniente, en cambio para otros resulta abominable e inconveniente. El juicio en mucho depende del color del cristal con que se mire. Lo que es definitiva e innegablemente inaceptable es la forma como se ha manejado este asunto, la forma indecente como se ha manoseado e impuesto, yendo en contra de la voluntad de una parte importante del pueblo de Sonora, a quien le asiste el sagrado derecho de defender lo que considera suyo por legítimo derecho”.

Agosto, 2011 “Quiero dejar claramente asentado que, independientemente de lo que ocurra o deje de ocurrir con la obra del malhadado acueducto Independencia, y al margen de los dimes y diretes mediáticos, el hecho fundamental, terrorífico por sus efectos colaterales y peligrosísimo por las secuelas de esta situación que no tiene precedentes en la historia de nuestro estado, es la ruptura total y absoluta del Estado de Derecho. Y lo ha destrozado el propio Gobierno del Estado, por conducto del gobernador Guillermo Padrés Elías, hoy por hoy la primera autoridad estatal, y convertido por voluntad propia en el primer delincuente estatal.

Ninguna sociedad civilizada puede subsistir al margen del Estado de Derecho. Las leyes se promulgan para ser acatadas, independientemente de que con lamentable frecuencia ocurran injusticias, tráfico de influencias, corrupción y yerros en los juzgados y tribunales del Poder Judicial. El Estado de Derecho, ponderado por aquí y por allá, debiendo ser el eje rector de toda relación dentro de los conglomerados humanos -cada vez más fracturados y enfrentados- se ha convertido, al menos en Sonora, en un trapo sucio que el Ejecutivo y la cohorte de lacayos que pulula en su derredor utilizan para limpiarse los zapatos”.

Enero 2012“ Ningún líder social auténtico se ha atrevido a defender el presupuesto del gobernador, lo cual dice mucho. Así pues, son los empresarios los se han puesto de pie para defender el presupuesto del que dependen sus negocios y a ellos, no faltaba más, se suman los alcaldes alineados que cabrestean o se ahorcan. Nadie absolutamente habla de austeridad, de racionalizar el gasto, ni de poner orden en el tremendo desbarajuste financiero municipal y estatal. Nadie exige explicar el sobregiro y el incremento de la deuda pública. Nadie menciona el espantoso nivel al que ha llegado la corrupción en Sonora. Nadie habla de lo que es verdaderamente importante.

La absoluta y total ausencia de oficio político que existe en el gobernador Padrés y en su equipo de primera línea se pone una vez más en evidencia. Y el conflicto generado por un presupuesto mal hecho, mal orientado y con serias deficiencias, se suma al conflicto por el agua de El Novillo que ha roto la armonía con el sur del estado, y a los otros conflictos vigentes que, siendo serios y preocupantes, pasan a segundo término ante la gravedad de los dos primeros”.

Marzo, 2013 “La Comisión Permanente del Congreso de la Unión, exhortó en su momento al Gobernador del Estado de Sonora Guillermo Padres Elías, a acatar las resoluciones del Poder Judicial de la Federación, en consecuencia, obedecer la orden de Suspensión de la obra del Acueducto Independencia que le ha sido dictada en más de una ocasión y someterse al estado de derecho. En el exhorto se invitaba al entonces presidente Felipe Calderón a no apoyar con recursos económicos, y menos aún con su presencia, a gobernantes que, como Padrés, no respetaban las decisiones de los tribunales federales.

También se exhortó a la Procuraduría General de la República a que diera cauce a las averiguaciones previas por el delito de desacato en contra de funcionarios del gobierno del Estado de Sonora desde el año 2010, y en su caso, iniciara el Juicio de Procedencia ante la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión en contra del gobernador Guillermo Padres Elías”.

Febrero, 2014 “Nos encontramos sobre el quinto año de gobierno de los seis que constitucionalmente le corresponden a Guillermo Padrés Elías, catalogado a estas alturas por muchos como el peor gobernante que ha tenido este estado que ha padecido una abundante ración de gobernantes mediocres, pillos, ladinos y todo lo que usted quiera agregar. Padrés, por méritos propios y ampliamente sustentados, encabeza esa lista ignominiosa, y se ve harto difícil que en el futuro pueda llegar alguien a desbancarlo de ese deshonroso sitio. Difícil sí, imposible no tanto, porque ronda por ahí cada espécimen que ¡hay nanita…!

Durante estos cuatro años y fracción las instituciones públicas y privadas, los colegios profesionales, los organismos empresariales, las instituciones académicas y culturales, el sector salud, el sector educativo, el área de seguridad pública, el de la impartición de justicia, la de derechos humanos, los poderes Legislativo y Judicial, las iglesias, clubes y organizaciones de asistencia social, el transporte público, las indispensables inversiones productivas, todo, prácticamente todo rincón, toda actividad y sector manifiestan a las claras un desplome brutal y creciente, que me atrevo a calificar como colectivo. Nada se salva y muy, pero muy pocos  escapan de la pudrición texana que está atacado las raíces mismas de la comunidad sonorense”.

Septiembre, 2015 “Arrastrando la méndiga cobija, pero llegamos al fin del horroroso sexenio presidido por el tunante Guillermo Padrés, para el que a estas alturas ya se han agotado todos los calificativos peyorativos que hay en el amplio catálogo de la lengua castellana. Como el famoso caballo blanco del corrido de José Alfredo, con el hocico sangrando, cojeando de las patas izquierda y derecha, y con las tripas de fuera llegamos a la meta, al final del desastroso gobierno que arrancó en 2009, y que nos arrastró a la debacle más espantosa en la historia de nuestro estado. Si no fuera corriente y de mala educación diría que llegamos al momento del relevo bien jodidos y agujereados del medio. Más claro ni el canto de un gallo.

Guillermo Padrés deja a Sonora en calidad de changarro barriobajero después de haber hecho y deshecho a su antojo durante seis largos, interminables, eternos y sombríos años. El “hijo predilecto de Cananea” llegó sonriendo, levantando el dedito índice para indicar que era el número uno, lo máximo, lo nunca antes visto, el inigualable y sin par. Y se va con la misma sonrisa, o con una que se parece, pero que no es igual. No puede serlo, dadas las infames circunstancias. Esta sonrisa con que se despide tiene un rictus de temor, de profunda preocupación ante el destino incierto que le aguarda allá afuera, cuando ya no lo proteja el fuero constitucional, y haya desaparecido la cobija de impunidad que le brindaron sus cómplices y protectores encumbrados en las inmundas élites políticas. Y tendrá entonces que encontrar algún orificio corporal dónde meterse el dedito con que anunció su éxito a lo largo de una marrullera campaña.

Decir que Padrés se irá el próximo domingo constituye un eufemismo porque, de hecho, hace cuando menos dos años que empezó a desaparecer, a “gobernar” a salto de mata, a larga distancia, oculto en oscuros escondrijos para no enfrentar la pedorriza ciudadana, la silbatina y los abucheos de la gente ofendida y agraviada. De la gente encabronada por sus desplantes, sus mentiras, sus canalladas y todas esos abusos y atrocidades que ya resultan aburridos de tanto repetirlos. Padrés se volvió un proscrito, un paria, un prófugo cuando aún conservaba el título de “gobernador”. Falta ahora que se convierta en un recluso de largo plazo en un penal de alta seguridad, luego de ser juzgado y sentenciado por la infinidad de crímenes cometidos contra el pueblo de Sonora.

Claro, usted dirá que ellos se van con las alforjas repletas, con haberes de inconmensurable valor, propiedades, fincas, ranchos, siembras, semovientes y harenes llenos de odaliscas… cierto, así se van, pero no se van tranquilos, y mucho menos felices. Junto con la riqueza mal habida se llevan el repudio general de todo un pueblo que demanda justicia a grito pelado, que exige que vayan a la cárcel y que repongan o devuelvan lo que se robaron, hasta el último centavo. Esa exigencia no será fácil de satisfacer, y muchos sonorenses dudan que se cumpla, pero también hay muchos otros que no perdemos la fe, y que esperamos que se recupere el Estado de Derecho que hicieron añicos los que hoy huyen como cucarachas despavoridas”.

Y pensar que hay quien sostiene que Padrés es inocente… ¡Válgame Dios!

Nuestro viaje fugaz ha concluido, pero la historia prosigue, con nuevos capítulos y los mismos protagonistas. Esta fue una breve síntesis del que ha sido calificado como el peor sexenio de gobierno en la historia de Sonora. Un periplo a paso veloz que nos permite recordar unos cuantos de los muchos episodios amargos y lacerantes que no debemos olvidar, para no volver a repetir jamás los errores que hemos cometido en el pasado.

Espero su comentario en oscar.romo@casadelasideas.com

En Tweeter soy @ChapoRomo

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *