Desconfianza e incredulidad



Existen pocas cosas que perjudiquen y afecten más, en plan negativo, que la pérdida de confianza y credibilidad en algo o alguien. Lo mismo si se trata de un artículo cualquiera, un medicamento, una persona o una institución del tipo que sea. Cuando por cualquier motivo, o cualquier combinación de motivos, se pierde la confianza y se deja de creer, el resultado es devastador, absolutamente perjudicial. Construir un buen prestigio, que es uno de los requisitos indispensables en el que se basa la confianza, exige bastante tiempo. Se puede perder en un instante, en cualquier momento. Que una comunidad devuelva la credibilidad y la confianza que ha perdido, es algo muy complicado. En el caso de los personajes públicos e instituciones de gobierno, me atrevería a decir que es materialmente imposible. Cuando la confianza y la credibilidad se van, se van y no vuelven.

En el caso de México, y en particular de Sonora, las áreas más vulnerables en lo que respecta a la confianza y la credibilidad, son sin duda aquellas dependencias que tienen que ver con la impartición de justicia, y la aplicación de la ley y el orden en todas sus variantes. Las procuradurías y las fiscalías se encuentran en la primera línea. Y dentro de las fiscalías llamadas “especiales” la Fiscalía Anticorrupción ocupa el primer lugar, y su titular, Odracir Ricardo Espinoza Valdez, es hoy por hoy, y exista o no motivo para ello, una de las principales víctimas del descrédito y la desconfianza, de parte de los ciudadanos sonorenses.

Odracir Espinoza es egresado de la Universidad de Sonora. Con grado de maestría en Competencias Ejecutivas para la Gestión Pública, y tiene estudios de maestría en derecho y especialidad en Administración de Justicia. Realizó estudios de doctorado en derecho penal, diplomado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el “nuevo juicio de amparo en el sistema jurídico mexicano”. Ha prestado sus servicios como abogado postulante, docente universitario en la UVM, ISAP yUNIDEP, entre otras instituciones. Como abogado de Sonora Ciudadana, A.C. (una organización que actualmente también está siendo objeto de descrédito y pérdida de imagen) obtuvo el premio estatal de la juventud en 2008, y el premio municipal de la juventud 2012. Fue nombrado abogado del año en 2014, y actualmente se desempeña como Fiscal General en la Fiscalía Especializada (FAS) creada para investigar hechos de corrupción en la Fiscalía General de Justicia del Estado.

O sea que lo que le ocurre no tiene que ver con su nivel de escolaridad, grados y post grados académicos, y entorchados profesionales. El problema entonces surge y se desprende de alguna otra situación, o serie de situaciones. Lo conozco y lo he tratado en forma personal, y puedo decir que es un hombre muy inteligente y, si usted quiere, hasta brillante;y del trato que he tenido con él me ha quedado la impresión de que es un funcionario serio y competente, bien intencionado y honesto, pero que se enfrenta una situación de descomposición que rebasa sus capacidades y buenas intenciones. Las circunstancias y condiciones en que se encuentra la aplicación de las leyes, y la precaria situación del estado de derecho en México y en Sonbora, han afectado gravemente su desempeño en el cargo que se le ha conferido. Cuando fue selecionado para el cargo que ocupa consideré que fue una decisión acertada, y aún lo sigo pensando.

A finales de noviembre del año pasado, Odracir Espinoza compareció ante los integrantes de la LXII Legislatura local, y enfrentó los cuestionamientos y reclamos de los diputados en el Congreso del Estado, en lo que toca a la falta de resultados en las carpetas de investigación, y en particular sobre el presupuesto que se ha destinado a la Fiscalía a su cargo. Por cierto, en dicha comparecencia el funcionario integrante del Sistema Estatal Anticorrupción dejó en claro que la fiscalía en la materia no es inconstitucional, como algunos han dicho.

El momento más delicado ocurrió cuando Gildardo Real Ramírez,coordinador de la bancada del PAN, le acusó de parcialidad en su actuación “porque en su trabajo solo ha investigado a gobiernos de oposición, y que incluso la Fiscalía le ha servido para “puro show mediático”. Una grave acusación que se comprende, en medio de las violentas refriegas que se están dando, dentro del salvaje coliseo romano en que se ha convertido el Congreso de Sonora, donde combaten todos contra todos en una batalla campal en la que no se pide ni se concede cuartel.

Entre los datos que manejó ante el pleno camaral en aquel momento, informó que se han presentado 500 denuncias contra funcionarios del Estado y de los municipios, mientras que en el área de atención temprana la FAS ha recibido a más de 9 milpersonas, a las que se habrindado orientación y auxilio. Como respuesta específica a Gildardo Real, informó que en aquella fecha tenían abiertas once carpetas de investigación en contra de servidores correspondientes a la actual administraciónestatal. Sin embargo, y para que no haya duda, conviene aclarar que una “denuncia” no es lo mismo que una acusación formal.

En fecha reciente, y ante representares de medios locales y regionales,declaró que “rastrear el dinero proveniente de actos de corrupción puede tardar de tres a cuatro años”, y agregó: “En los próximos días vamos a firmar un convenio con la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda federal, donde estaremos recibiendo información de inteligencia sobre todo de los datos, cuentas y cómo se mueve el dinero”. Dijo que actualmente rastrean 155 millones de pesos, en dos distintas averiguaciones que realiza la fiscalía a su cargo. Espinoza Valdez agregó que existen todavía investigaciones por corrupción que involucran al ex gobernador Guillermo Padrés Elías. A la fecha, agregó, de 655 carpetas de investigación, 300 ya fueron resueltas.

Con su referencia directa al ex gobernador Padrés, y a partir del evento social familiar realizado hace unos días en la fastuosa hacienda llamada “de la corrupción y la impunidad”, se abre la necesidad de realizar un análisis de la situación jurídica que guarda el ex mandatario sonorense, y los comentarios de rigor.

Guillermo Padrés Elías, ex gobernador de Sonora, salió de la prisión y de la celda del Reclusorio Oriente en que estuvo recluido durante dos años, el sábado 2 del pasado mes de febrero, a las 21:20 horas de aquel día, portando un brazalete localizador en una de sus piernas. El Juez Primero de Distrito en Procesos Penales Federales de la Ciudad de México había suscrtito el acuerdo para concederle la libertad provisional, la cual pudo concretarse luego de que los familiares de Padrés hipotecaran dos inmuebles, para cubrir la fianza establecida.Desde noviembre de 2018, el Juzgado Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México había determinado que Padrés podría continuar su proceso en libertad, cumpliendo con una serie de medidas cautelares, entre ellas el pago de una fianza de 40 millones de pesos, portaren todo  momento un localizar electrónico, y no salir del país sin autorización expresa. El propio abogado defensor del ex mandatario estatal, Antonio Lozano Gracia, declaró ante medios que aún subsisten los dos procesos que se siguen sobre su cliente: lavado de dinero, y defraudación fiscal.

Durante el proceso judicial, la Fiscalía Aticorrupción de Sonora había asegurado diversos bienes inmuebles propiedad de la familia Padrés Dagnino, entre ellos la mencionada hacienda donde muy recientemente se realizó la boda de su hijo Jaime Alan Padrés Dagnino con la señorita Ericka Esqueda Pavlovich. Abro un paréntesis para sugerir a usted, con la debida atención y respeto, la lectura de mi artículo “Las Mil y Una Noches de Sonora” (http://www.casadelasideas.com/oscar-romo/las-mil-y-una-noches-de-sonora/) publicado en esta misma página “Casade las Ideas” Internet, a principios del mes de agosto de 2014, y que a la fecha ha merecido la atención de casi 10 mil lectores.

Tratándose de un bien asegurado por el equipo de Odracir Espinoza, y encontrándose dicho inmueble bajo el control de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora, surgen en forma automática las preguntas: ¿cómo fue que ese inmueble fue devuelto a la familia Padrés? ¿Cómo fue que sucedió tal cosa, y por qué no fue dada a conocer oportunamenteesa insólita e inesperadadevolución? ¿Qué instancias hubo de por medio, qué influencias se movieron, y cuáles fueron las circunstancias que se presentaron? ¿En qué situación se encuentra el resto de los inmuebles asegurados? Y podríamos seguir haciendo preguntas y más preguntas, probablemente sin recibir ninguna respuesta satisfactoria.

Por este tipo de situaciones sospechosas y turbias, es que sobreviene la pérdida de la credibilidad y la confianza en una dependencia clave en el combate contra la corrupción. Y por ello se entiende y se sustenta la crítica dura e implacable que se ha generalizado dentro de la dolida y desvalijada comunidad sonorense, y cuyo grito estentóreo es: ¡NO PASA NADA!

Ni uno solo de los responsables del monumental atraco cometido está en prisión, y ni un solo peso de lo robado ha sido devuelto al patrimonio económico del pueblo de Sonora. Nos encontramos entonces ante la peor y más peligrosa situación de desconfianza e incredulidad, y debo insistir en que cuando esas dos asustadizas aves levantan el vuelo, no regresan jamás.

En Tweeter soy @ChapoRomo

e-mail: schapporomo@gmail.co

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *