Los filmes que vencieron al Gran Desierto de Altar (“Viento Negro” y “Sonora”)

“Viento Negro” pudo haber sido la primera película que se filmó en el Gran Desierto de Altar. Territorio que como ya sabemos, comprende todo el noroeste de Sonora.

Actores como David Reynoso, José Carlos Ruiz, Enrique Lizalde, José Elías Moreno, Fernando Luján, Eleazar García “Chelelo”  y otras estrellas del cine mexicano de 1965 (y que actualmente la mayoría ya están fallecidos), protagonizaron esta historia que narra las peripecias de los trabajadores ferrocarrileros que enlazaron las vías del tren para conectarnos con la entonces llamada Baja California Norte.

Un esfuerzo desmedido y contra el tiempo, era lo que plasmaban en sus respectivos papeles todos los actores que fueron elegidos a la perfección y que sufrieron en carne propia el calorón y la sed en nuestra tierra.

Sentimientos de nostalgia por la familia, enemistades en el mismo grupo, discriminación, envidias y hasta el miedo de morir enterrados entre las dunas, la vegetación y la fauna desértica; se plasmaron en la pantalla grande de aquellos tiempos.

A pesar de haberse registrado algunas muertes en esta historia tomada de la vida real (y que fue escrita por Mario Martini, con lo cual ganó el Premio Nacional de Argumentos Cinematográficos en 1960), se cumplió el objetivo de conectar las vías del tren desde Sonora hasta la península decretada como tal por el Padre Eusebio Francisco Kino (y que dos siglos después fue pretendida para integrarse al dominio de Estados Unidos).

Después de 29 años de haberse grabado estas imágenes en blanco y negro en el Gran Desierto de Altar -con esos legendarios actores de la “Epoca de Oro” del Cine Mexicano-, en 1994 la revista “Somos” realizó una encuesta entre los conocedores y críticos del séptimo arte y ubicó a “Viento Negro” en el lugar 88 dentro de las mejores 100 cintas de todos los tiempos en nuestro país.

Pero bueno.

Ubiquémonos en lo actual:

Hace aproximadamente dos años, utilizando algunas locaciones en Hermosillo, Guaymas, Ures, San Miguel de Horcasitas y muchos lugares inhóspitos del Gran Desierto de Altar, se filmó durante tres semanas la película “Sonora”.

Entre los escenarios locales se incluyeron los exteriores de los edificios alrededor de la Plaza Hidalgo (Sección 54 del SNTE, Colegio de Sonora, Instituto Sonorense de Cultura, Radio Sonora y Colegio de Notarios Públicos), además del interior de la capilla La Candelaria en Villa de Seris; sin faltar, por supuesto, las preciosas imágenes del área protegida de El Pinacate (considerada como una de las grandes bellezas del mundo); y también otros paisajes muy bonitos de los municipios mencionados anteriormente.

“Sonora”, como ya sabemos, es una historia basada en la interesante novela “La ruta de los caídos” del escritor rocaportense Guillermo Munro Palacio (hermano de Ernesto, actual dirigente estatal del PAN).

A poco menos de un año de haberse estrenado este filme, seguramente que a los viejos aficionados al cine, se les vino a la memoria “Viento Negro”.

Las dos películas las podríamos calificar de ¡excelentes!

Porque así como “Viento Negro” resultó un guión muy interesante y contó para su filmación con los mejores actores de aquella época; de igual forma “Sonora” es una gran historia y tuvo a las estrellas mexicanas con más participación en los rodajes nacionales e internacionales.

Tan es así que el papel principal, es decir, Emeterio, lo interpreta el acreditado actor Joaquín Cosío -conocido mayormente como “El Cochi Loco”, de la película “El Infierno”-.

Además de la protagonista Giovanna Zacarías, quien caracteriza a la conductora del automóvil que en 1931 transportaba en su interior -y en los estribos- a doce pasajeros que se fueron sumando durante el camino con destino a Mexicali.

Por la ruta del desierto, obviamente.

La decisión de transitar por lo más árido de nuestra entidad, se debió a que los gringos intervinieron la terracería de la línea fronteriza y expulsaron a los mexicanos al sufrir la recesión económica de 1929 durante el cuatrienio del presidente Herbert Hoover (que había heredado los bártulos de Calvin Coolidge).

Eso desencadenó también en un nacionalismo azteca muy criticable durante el mandato del presidente Pascual Ortiz Rubio y del gobernador Rodolfo Elías Calles; ordenando ambos la salida (aplicación del Artículo 33 de la Constitución Política de la República Mexicana) de los chinos que vivían en nuestro estado y que supuestamente eran portadores de enfermedades virales.

Otros artistas que participan en “Sonora”, son: Dolores Heredia (que interpretó a la mamá de Juan Gabriel en la serie “Hasta que te conocí”), Flavio García (conocido como “El Zurdo” en la serie La Reyna del Sur), Fernando Becerril (actorazo que ha tenido papeles importantes en películas como Atrapen al Gringo, de Mel Gibson; El Hombre en Llamas, de Denzel Washington; La Leyenda del Zorro, con Catherine Z. Jones, Antonio Banderas y Anthony Hopkins; Arráncame la vida, con Ana Claudia Talancón y Daniel Giménez Cacho; La Delgada Línea Amarilla, con Damián Alcázar; y muchos más), Harold Torres (de la narco serie El Chapo, Run Coyote Run y otros trabajos más), Juan Manuel Bernal (de Cilantro y Perejil, El Callejón de los Milagros, infinidad de obras de teatro y telenovelas en Televisa y TV Azteca); y otros actores con papeles menores (entre ellos el hermosillense Humberto López que sale pisteando y jugando a la baraja supuestamente en una fonda de Sonoyta).

Obvio que nuestra intención no es enlistar todo el elenco artístico, ni contar los detalles de la película.

Mucho menos el final.

Lo que pretendemos resaltar, es la interesante historia de Guillermo Munro Palacio y su adaptación a la pantalla grande; como todavía se le conoce al cine.

Esto lo digo por variadas transformaciones que ha tenido.

Porque si nos referimos al estreno de la película, usted sabe que ahora es más común que todas las producciones se vean primero en las plataformas digitales (en este caso Netflix).

Luego las podemos ver literalmente en el cine -con palomitas y refresco-; después en los canales de paga (Megacable, Dish, etcétera) y finalmente en la televisión abierta (que es aquí cuando los ruinos tenemos la gran oportunidad de disfrutar los “estrenos”… ¡pero hasta dos años después!).

Además de la interesante historia y los artistas que participaron en el rodaje, tenemos que nombrar lo que en el cine le llaman la fotografía; ya que se resaltan algunos paisajes que pocos sonorenses hemos tenido la oportunidad de disfrutar en vivo.

La flora del desierto de Sonora con sus cactus, sahuaros y arbustos de diferentes especies, no es cualquier regalo de la naturaleza; aunque la fauna es peligrosa.

Entre esas bellezas debemos incluir al hermoso cielo estrellado que por las noches cobija a nuestro desierto.

Además de las dunas que forman parte del recorrido, y cuya arena se mueve al grado de transformar o desaparecer una montaña de un día para otro.

De hecho y en las entrevistas posteriores al rodaje, los actores manifestaron que habían experimentado tormentas reales de “Viento Negro” y que fueron filmadas tal y como se ven en la película.

Estos fenómenos naturales fueron los que le dieron el nombre a la que pudiera haber sido la primera película que se filmó en el Gran Desierto de Altar.

Como les comenté al principio de este escrito.

Me imagino que dependiendo de cómo siga el comportamiento de la pandemia del coronavirus en México, se definirá si se continúa con la celebración en la entrega de los “Premios Ariel” en su edición 2020.

Por los variados detalles que les he comentado, “Sonora” es la película que tiene diez nominaciones para los “Premios Ariel”, con lo cual se reconocerá a las mejores producciones cinematográficas en México, supuestamente para el 20 de septiembre de este año.

La obra cinematográfica de Alejandro Springall -de la autoría de Guillermo Munro Palacio-, está nominada para Mejor Actriz, Mejor co actuación femenina, Mejor Guión Adaptado, Mejor Edición y otras categorías.

En lo personal desconozco el tema de los espectáculos y concretamente del cine (aunque me gusta mucho).

Tampoco sé cuántos premios van a ganar con esta película.

Pero lo que sí es cierto, es que -al igual que muchos sonorenses- me siento muy orgulloso de que se proyecte el esfuerzo de nuestra gente y las riquezas de nuestro estado.

Justo reconocer que en los créditos al final de la película, se brinda un agradecimiento al apoyo brindado por el Ayuntamiento de Puerto Peñasco y del Gobierno del Estado de Sonora.

Nos vemos durante la semana que entra.


Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *