El acueducto es insustituible: Durazo 

CRITICA 

 

GASPAR NAVARRO 

 


 

En estos momentos en que el norte y noroeste de Hermosillo sufre de una grave escasez de agua a pesar de contar con el abasto del acueducto de El Novillo, y que prevalece el abatimiento de los pozos y tener una presa local seca, es necesario pensar en nuevas formas de abastecimiento como desalar agua de mar, como bien lo advirtió el gobernador Alfonso Durazo Montaño. 

Por lo pronto, en tanto llegan los proyectos millonarios a muy largo plazo como sería la construcción de una Planta Desaladora, el acueducto de El Novillo o Independencia se queda. El acueducto es insustituible, advirtió el mandatario sonorense. 

En su tradicional conferencia de prensa, el gobernador Durazo informó que está en diálogo y coordinación con el alcalde de Hermosillo, Antonio Astiazarán Gutiérrez, para analizar alternativas para garantizar el abasto de agua en la capital sonorense, proyectándose una inversión de cuando menos 200 millones de pesos. 

“La desalinización de agua será un recurso obligado para Hermosillo porque la crisis del agua ya nos alcanzó a todos, no obstante, en el sur del Estado hay presas muy importantes cada vez se limita más la posibilidad de que las actividades normales de esa región transcurran con normalidad”, dijo el mandatario estatal. 

“Tenemos que avanzar en otros mecanismos de abasto de agua para todo el Estado, no solo para la ciudad, particularmente para Hermosillo porque es la más demandante pero tenemos que contemplar obviamente la desalinización”, agregó. 

En ese escenario para garantizar el abasto de agua en Hermosillo y el sur de Sonora, lo raro es que se mencione la construcción de desaladoras, dejando de lado la opción del Plan Hidráulico del Noroeste (Plhino), proyecto revivido en parte por el titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Germán Martínez, y anunciado hace unas semanas junto con el gobernador Durazo en Palacio de Gobierno. 

Como se recordará, el proyecto del Plhino de los años 70’s, consistía en traer agua al sur de Sonora desde Nayarit y Sinaloa, pero todo quedó en planes, solo concretándose la construcción de la Presa Huites en Sinaloa, y unos canales hacia el sur de Sonora. 

En la reunión de Durazo con el titular de la Conagua se acordó realizar inversiones millonarias para garantizar el abasto de agua por los próximos 30 años, destacando entre las obras una presa en Nacozari, pero nada se dijo de construir desaladoras. 

Para solucionar el desabasto de agua en la región de Guaymas-Empalme, en el inicio del gobierno de Claudia Pavlovich, se inició la construcción de una pequeña Planta Desaladora que a más de cuatro años de anunciada sigue sin terminarse, y se desconoce para cuando operará. 

“Que haya agua suficiente para consumo humano y para la agricultura, preferentemente para los ciclos y que haya agua también para uso industrial, en este momento empezamos a tener ya limitaciones para los segundos cultivos particularmente, creo que el acueducto es ya una infraestructura que presta un servicio insustituible la ciudad de Hermosillo”, comentó Durazo. 

Eso de ser insustituible el acueducto de El Novillo caerá como baldazo de agua helada a los productores de Cajeme y a los yaquis del Pueblo de Pótam que interpusieron amparos contra el trasvase de agua a Hermosillo de la cuenca del Río Yaqui. 

En septiembre del año pasado, en reunión con los yaquis derivado de una visita de López Obrador, estuvo Cuauhtémoc Cárdenas con la etnia, atizando el fuego al solicitar al Presidente que se cancelara la operación del acueducto de El Novillo porque opera al margen de la ley y afecta el abasto del agua a la etnia. 

Un día después, en su mañanera López Obrador le respondió a Cárdenas que cancelar el acueducto sería “problemático”. 

“Lo que el ingeniero Cárdenas planteó ayer es que, se hizo en el gobierno anterior, un acueducto hacia Hermosillo, y esto generó una oposición de los pueblos (yaquis). Con esta decisión que estamos tomando de entregar el agua suficiente a los pueblos (con la creación del Distrito de Riesgo 018 para la etnia) se puede resolver esta situación. Ahora cancelar eso nos va a resultar problemático, ya hay una inversión, además es el agua para Hermosillo, que también se requiere”, comentó López Obrador en su mañanera. 

El pasado fin de semana Cuauhtémoc Cárdenas acompañó a López Obrador en su gira por el sur de Sonora, concretamente en Cajeme, pero ya no tocó el tema del acueducto, ni tampoco lo hizo semanas atrás cuando en el Valle del Yaqui vino a presentar un libro. 

“Haiga sido como haiga sido”, el acueducto de El Novillo se queda para seguir abasteciendo de agua a Hermosillo, a pesar de que los yaquis y productores tienen ganados tres amparos contra el trasvase de agua de la cuenca del Río Yaqui a la Cuenca del Río Sonora. 

También los yaquis creo que del Pueblo de Pótam, tienen ganado un amparo contra la construcción del llamado Ramal Norte, Acuaférico o sistema de distribución de agua a ese sector de Hermosillo utilizando el acueducto, lo cual sería ordeñar más a la Cuenca del Río Yaqui según la etnia disidente de esa obra hidráulica. 

La tradicional conferencia de prensa de los martes, fue de puras buenas noticias para Sonora luego de la visita de López Obrador, pues las obras anunciadas para los pueblos indígenas y de la sierra representan una inversión de 8 mil millones de pesos, a los que se sumaría la reactivación del Home Port en Puerto Peñasco luego del aval presidencial para reactivarlo. 

El gobernador Durazo anunció este martes que cuenta con el respaldo de López Obrador para el rescate de La Sauceda con un corredor lineal, y de la Laguna del Náinari, así como la creación de la Ciudad Universitaria en el Valle del Yaqui, obras de infraestructura urbana que les darán un nuevo rostro a Hermosillo y a Ciudad Obregón. (g_navarro_ruiz@hotmail.com) 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *