Salazar Razo y la proliferación de “las tribus” en Morena

Concretamente en Sonora, siempre se ha sabido que la militancia de cada partido tiene su propia característica.

Ya sean cualidades o defectos.

En el PRI, por ejemplo, desde los puestos más altos, intermedios y hasta los simpatizantes más modestos, cumplen a cabalidad la “línea” que se indique.

Con más razón cuando hay Gobernador priista.

Luego en el PAN, con todo y que también mantienen la institucionalidad a sus cúpulas y a sus doctrinas, sus militantes saben unirse en los tiempos difíciles; pero en lo individual, cada quién toma sus propias decisiones.

Sobre todo cuando eligen a sus dirigentes o candidatos a un puesto de elección popular.

Mientras que en el PRD, por su historia que data desde 1989, siempre ha sido un partido en el cual ha habido innumerables diferencias entre sus militantes y simpatizantes, al grado que a los grupos internos se les denomina como “las tribus”.

Hago esta reflexión en base a lo que está sucediendo actualmente entre los miembros del partido Morena en Sonora, el cual se está transformando en algo parecido a lo que ha sido el PRD.

¿Quién no recuerda, por ejemplo, los enconos entre los perredistas del sur contra los del centro?

O aquellas “guerras de papel” (porque no había redes sociales, como ahora) entre Juan Manuel Avila Félix y Reynaldo “El Diablo” Millán Cota.

Qué decir de los “acuerdos en lo oscurito” de Juan José Lam (vía su esposa y ex diputada local, Alcira Chang) con el Grupo Parlamentaria del PAN; mandando por un tubo, por supuesto, a sus compañeros de bancada y correligionarios.

Entre muchos otros ejemplos del pasado.

Las diferencias que se han registrado actualmente entre los Diputados morenistas del Congreso del Estado, se podría tomar como algo normal; debido a que ésta es la tribuna más importante y emblemática del debate en Sonora.

Que si Luis Armando Colosio está loco y no pertenece al partido guinda…

Que si Ernestina Castro no funciona como coordinadora...

Que si los Diputados de izquierda no tienen capacidad…

…son percepciones que no solo tiene el gremio político de Sonora; sino la comunidad en general, la cual espera mejores cosas de los Diputados en sus respectivos Distritos y comunidades.

Y todavía a esto le debemos de agregar el encono que se trae el súper delegado Jorge Taddei Bringas contra el delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en la entidad, Benjamín Hurtado Aguirre, quien tildó al primero de ser un fósil universitario y otras cosas no muy agradables -que según me dicen en el chat, hasta podrían ser ciertas-.

Ahora que se acerca la elección para presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del partido Morena en Sonora, suena con mucha fuerza el nombre del joven Adolfo Salazar Razo, quien aparentemente renunciará a su cargo de secretario técnico de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del Gobierno Federal, en la Ciudad de México.

Su llegada al CDE podría poner mejores condiciones para el primer candidato a Gobernador que surja del partido Morena en Sonora.

Obviamente y por la aceptación que se trae con el respetable (como se le dice al público en las narraciones del beisbol), el hombre fuerte para el 2021 por el partido guinda es Alfonso Durazo Montaño.

Recuerdo que las primeras intervenciones públicas de Salazar Razo en su entonces incipiente carrera política, se registraron cuando fue representante del partido Morena en el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEyPC).

Esto, en los tiempos de cuando Alfonso Durazo se vino a Sonora para armar la estructura que los llevó al triunfo en el 2018.

Sin embargo creemos que, al espigado aspirante, las cosas no le van a resultar tan fácil para alcanzar sus objetivos; ya que existen otros personajes que quieren suplir a Jacobo Mendoza Ruiz como dirigente estatal de Morena y administrar los 32.661 millones de pesos que reciben como prerrogativas en este 2019.

Uno de sus adversarios es Antonio Gallardo, identificado como un “camaleón” o “lomo de liebre”, ya que cambia de color y mueve su piel (acomodándose a sus intereses). Recordado incluso como cercano y beneficiario del gobierno panista de Guillermo Padrés.

Igualmente aspira Gerardo Murrieta, actual representante de Morena en el IEEyPC, de quien solo tengo datos de su vestimenta estilo “chavo ruco” y su gusto por andar con gafas en todas partes, incluyendo en el salón del Consejo General.

De la que sí ha habido mucha información (y con críticas muy severas), es de la aspirante Alma Limón, quien funge como directora administrativa del CDE de Morena, siendo prácticamente la segunda autoridad después de Jacobo Mendoza Ruiz.

Lo que se me hace raro de la protegida de la diputada federal Wendy Briceño (es decir, Alma Limón), es que ya tiene la chequera y firma autorizada de la cuenta bancaria del CDE de Morena en Sonora.

Entonces… ¿para qué quiere más poder?

Finalmente, otro que aspira a quedarse como titular del partido guinda a nivel estatal y disponer de los millones de pesos que aún van a recibir como prerrogativas, es Guillermo Díaz, quien ha desempeñado la coordinación de Jóvenes con Futuro (de los Ninis, pues) al lado del súper delegado Jorge Taddei Bringas.

De resultar ganador el aún joven Díaz (que no creo), podría ser una de las pocas muestras de que Taddei Bringas al menos manda en algún lado.

Porque hasta el momento nadie lo pela.

Obvio que, más interesante que este nombramiento, será saber quién será el o la candidata a la Gubernatura de Sonora para el 2021.

En este sentido se manejan, como usted sabe, los nombres del mismo Alfonso Durazo; de la presidenta municipal de Hermosillo, Célida López Cárdenas; del senador morenista, Arturo Bours Griffit; e incluso de la también senadora, Lilly Téllez García.

Y otro nombre que también se ha mencionado, aunque sin muchas posibilidades, es el de Jorge Taddei Bringas.

Aunque usted no lo crea.

Bueno, amigos. Por hoy es todo.

Que tengan una excelente semana.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *