El infierno


Por Víctor Mendoza Lambert


La tercera ola covid la tenemos sobre nosotros, está a punto de caernos y causar un daño irreparable.

No, no pretendo ser alarmista, por el contrario, me gustaría solo despertar un poco de conciencia sobre un problema que nos acecha y que hemos dejado de tenerle respeto y miedo.

Lo estamos viendo en Granados, un pequeño pueblo de Sonora que tiene docenas de infectados y de posibles contagiados, un pueblo que no tiene hospital ni público ni privado, un pueblo que ni siquiera cuenta con una ambulancia para trasladar a los enfermos.

Lo estamos viendo en muchos lugares de Sonora, comenzando por Hermosillo donde los hospitales privados comienzan a llenar sus espacios y los públicos de nueva cuenta habilitan sus áreas Covid.

Una vez más vecinos, familiares, amigos, compañeros de trabajo están con Covid, no son pocos los que se conocen, la diferencia a la primera ola son las edades, ahora son jóvenes o más jóvenes. Pero el daño es el mismo, un daño muy feroz que hacen de esa enfermedad un infierno.

Me contacte con un buen amigo que se encuentra hospitalizado, omito su nombre porque no le solicite

hacer pública su conversación por WhatsApp, su respuesta fue “Mi querido Víctor, estoy pasando por este infierno llamado COVID, lleno de maquinas, hoy pedí un teléfono para distraerme un poco, estoy en plena crisis, te pido no dejes de orar por mi”

Esta respuesta de mi amigo me hizo pensar y hacer muchas cosas, la primera fue orar por él, la segunda fue buscar la forma de avisar, advertir, informar a quienes me lean o me vean en redes sociales la importancia de cuidarnos y de estar alertas y atentos a los protocolos ya conocidos.

Otro punto muy relevante es convencer o generar conciencia entre los jóvenes de la importancia de vacunarse. Lo se y lo conozco de forma muy personal, muchos de ellos no sienten la necesidad de hacerlo, algunos por confianza, otros por ignorancia. Pero vacunarse es la enorme diferencia entre vivir o morir.

No necesito decirles que la vida comenzaba a tener cierta comparación con la de antes de la pandemia, fiestas, reuniones de amigos y familiares, se acordarán de esos eventos políticos multitudinarios donde todos querían mostrar el rostro para que supieran de su presencia, reuniones de cientos o miles de personas que no se guardaba protocolo alguno.

Así es, la vida cobra facturas recientes o viejas pero las cobra, es por ello que los contagios comienzan a aparecer en muchos lados, contagios de nuevas cepas o variantes que hacen de la enfermedad un tema más complicado, hacen de la enfermedad un infierno.

Mis amigos médicos están de nuevo preocupados y la

verdad, la meritita verdad que los entiendo, ellos sí saben lo que es atender pacientes que con los ojos piden salvarlos, saben lo que es perder compañeros de profesión y saben lo que es trabajar días enteros atendiendo e intentando controlar la pandemia.

Así las cosas, el horno no está para bollos, debemos cuidarnos y cuidar a los nuestros, debemos festejarnos pero con los protocolos de todos conocidos para evitar caer en el infierno.

De ida

Lo único que podrá controlar la pandemia es y seguirán siendo las vacunas. Sin importar el nombre de ellas, vacunarse es la enorme diferencia, hoy estamos viendo menos, muchos menos contagios y muertes entre adultos mayores como fue en meses pasados, hoy el problema es conseguir vacunas y aplicarlas.

Ya veremos si la infraestructura de hospitales y clínicas Covid que se habilitaron hace un año en la primera ola serán suficientes para la atención de los sonorenses y todos los mexicanos.

Definitivo, urge despertar conciencia y urge entender que no es necesario que muera tanta gente cuando conocemos el remedio.

El Gobierno Federal tiene que acelerar la vacunación, entiendo que ya pasaron las elecciones y eso fue un factor relevante para agilizar y acelerar la vacunación en su momento, ahora deberán hacerlo por humanidad,

simplemente por eso.

De vuelta

El riesgo cuenta, en el mapa del programa "Anticipa" vemos que 4 municipios de los más poblados de Sonora existe un "Riesgo Alto" de contagio de Covid, Hermosillo, Cajeme, Navojoa y Caborca son esos lugares donde los contagios crecen exponencialmente. La gran mayoría del resto del estado se encuentra en "Riesgo Medio” pero sobra decirlo, en esas 4 poblaciones estamos casi el 60% de los sonorenses, así que bajar la guardia no es opción, pues podemos pasar de la gloria al infierno.

Aserrín

Existe un legítimo movimiento de padres de familia de Hermosillo qué están pidiendo a las autoridades de educación permitir las clases de forma presencial.

La verdad, que se les entiende y tienen razón, muchos de ellos quieren regresar a sus trabajos o simplemente quieren hacer sus actividades que algún día tuvieron.

Pero… aquí está el pero, "no es el momento" mejor esperarse unas semanas más y luego quizá sea posible.

Víctor Mendoza Lambert director de Grupo Entre Todos.

Correo: vmendoza1@hotmail.com

Twitter: @VictorMendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *